Alimentos que influyen en nuestra voz.

 

 

¿Os habéis preguntado alguna vez si lo que comemos también influye en la voz? Pues, desde ya, os decimos que así es. 

Vamos a hablar de esos alimentos que no son muy recomendables antes de entrar en una sala, aunque hay que matizar que cada cuerpo es distinto y no reacciona de igual manera.

 

 

   

Lo primero que hay que aclarar es por qué es mejor intentar evitar determinadas comidas y bebidas en ciertos trabajos y, para ello, hay que conocer nuestras cuerdas vocales. Éstas necesitan estar hidratadas para funcionar bien, ya que así son más flexibles y podemos jugar con ellas sin lastimarnos. Los problemas que entrañan una mala dieta para nuestro aparato fonador son, sobre todo, los siguientes: sequedad, mucosidad, irritación, acidez o gases.

 

 

Algunas recomendaciones para nuestros cuidados de la voz:

  

 

 

  • EL CAFÉ, TÉ O ALCOHOL deshidratan los pliegues vocales, lo que puede hacer daño a los tejidos. ¿Quiere esto decir que tienes que eliminarlos de tu dieta? No, basta con contrarrestar su efecto bebiendo más agua o dejando las cañitas o la copa de vino para después de la grabación.

 

  • CHUPAR UN TROZO DE LIMÓN U OLER VINAGRE son otros trucos que conviene conocer para luchar contra la sequedad que provocan las comidas que son saladas, los frutos secos, los dulces o las salsas. La vitamina A y la C son un gran refuerzo para mantener sana nuestra garganta.

 

  • COME UNA MANZANA si tu problema es el exceso de saliva; verás cómo ésta disminuye y desaparecen esos "ruiditos" que captan los micrófonos y que los técnicos de sonido escuchan a más de 100 km de distancia.

 

  • EVITA LOS PRODUCTOS MENTOLADOS. Son poco recomendables, ya que en lugar de curarnos cuando sentimos nuestra garganta irritada, producen el efecto contrario y nos irritan aún más. Una buena alternativa la encontramos en los caramelos de limón, la miel o el propóleo.

 

  • NO TE EXCEDAS CON LOS REFRESCOS Y LA COMIDA. Otro problema para los profesionales de la voz son los gases, que resultan muy incómodos ante el atril, ya que pueden producir flatulencias.

 

  • CUIDADO CON LOS PRODUCTOS LÁCTEOS. Quizás algunos desconocíais que interfieren en la calidad de nuestra voz, pero no temáis si sois grandes adictos a los quesos, yogures y helados; bebiendo agua desaparecerán las consecuencias de éstos.

  • TOMAR JENGIBRE. Al igual que hemos comentado la alternativa a los mentolados, otro producto enormemente beneficioso es el jengibre. Pruébalo y verás los beneficios que te aporta.

Y es que en los cuidados de la voz, el agua es nuestra mejor aliada, por ello los foniatras recomiendan ingerir una media de dos a tres litro diarios (de 8 a 10 vasos), y a ser posible, hacerlo en pequeñas cantidades. Otra costumbre que nos beneficiará es aspirar el vaho de la ducha, aportando una gran hidratación a nuestras cuerdas.

 

Equipo de Aula 51

Últimos Posts